Tránsito liviano: Claves para ayudar desde nuestro lugar

Cualquier alternativa al automóvil particular es bienvenida en las ciudades del presente y también lo serán en el futuro. En Argentina sigue vigente la tendencia a utilizar el auto particular como medio de transporte de preferencia. Si bien algunas personas comienzan a optar por otras alternativas, resulta urgente seguir insistiendo sobre la movilidad limpia.

A continuación, una placa que expone las ciudades con mayor cantidad de vehículos a disposición:

La importancia de trabajar en una red de transportes integrados resulta altamente valiosa para pensar las ciudades en el marco de la movilidad sostenible. Cuando hablamos de transportes integrados hacemos referencia a la combinación de distintos tipos de movilidad para llegar a destino. 

Años atrás, no se cuestionaba el volumen de automóviles en la urbe. Sin embargo, con el correr del tiempo el tránsito lento y las alertas medio ambientales despertaron preocupación. Era tiempo de buscar alternativas económicas y respetuosas con el medioambiente. 

Las ciudades necesitan una planificación urbana que se adecúe a las necesidades actuales, junto al desarrollo de políticas que complementen este enfoque. Es fundamental iniciar campañas que alienten a la población a:

  • Tomar el autobús público
  • Utilizar bicicleta 
  • Sacar a pasear los patines
  • Trasladarse en subte
  • Viajar en tren

Estacionamientos conflictivos ¿Por qué debemos reemplazarlos?

Las personas necesitan trasladarse a su hogar, su empleo, disfrutar de entretenimientos, utilizar servicios y espacios públicos. Para lograrlo muchas consideran que sería más fácil y más cómodo hacerlo en un auto particular. Lo cierto, es que esta idea no hace más que contribuir con el tráfico urbano y que las calles se congestionen aún más.

El Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo de México (ITDP) fue más allá y detectó que el modelo de desarrollo inmobiliario fomenta el uso del auto al exigir más estacionamientos ¿El resultado? tráfico agobiante con calles atestadas de autos particulares. 

Los lugares de estacionamiento encarecen el costo de inmuebles cercanos al transporte público, por lo que cada vez más, las personas deben vivir a las afueras lejos de sus trabajos, donde las viviendas resultan accesibles.

Todo esto nos lleva a reflexionar, ¿Realmente necesitamos más lugares donde aparcar los automóviles? ¿O podemos optar por el transporte público u otras alternativas que alivianen el tránsito?

En definitiva, estos estudios nos ayudan a entender que las problemáticas urbanas son estructurales. El conflicto no se origina únicamente con [email protected] [email protected] y sus rutinas, todos los actores sociales y las diversas instituciones también forman parte de nuestra situación actual. Sin embargo, estamos a tiempo de actuar en consecuencia.

Podemos ir transformando nuestros hábitos en conjunto para hacer nuestras vidas más sencillas. ¿Y tú? ¿Te animas a intentarlo?

Puedes encontrar las mejores rutas y sumarte a la ola colaborativa con Ualabee. Súmate a la comunidad descargando la app aquí. 

Comparte este artículo en redes